Y otro regalo en forma de película: EL COMPLOT DELS ANELLS (El complot de los anillos) de Francesc Bellmunt, que me proporciona el Premio Sant Jordi de Cinematografía 1988.