LA CORONA D'ESPINES, que me lleva de nuevo a Barcelona y al Teatro Romea.