Y entonces, de repente, la MEDALLA D'OR DE LA CIUTAT DE MOLLET. Y con la emoción y el agradecimiento, el compromiso, mayor que nunca si cabe, con los orígenes de uno. Y el regreso a Cataluña como lugar de residencia.