Un reto: la lectura en solitario frente al público de BARTLEBY, L'ESCRIVENT de Melville. El valor de la palabra y la reivindicación de la lectura. Una gozada.