Entre primer y segundo curso de la RESAD, primeros pasos en el teatro profesional: MARAT-SADE (1968), el histórico montaje de Adolfo Marsillach, en Madrid y Barcelona.