En la media tarde del 23 de febrero de 1981, mientras Tejero y los suyos toman por asalto el Congreso de los Diputados, se reúne con José Luis Alonso en el Teatro Español, a pocos metros de la Plaza de las Cortes, para recoger el libreto de EL GALÁN FANTASMA de Calderón de la Barca cuyo estreno, dos meses después, conmemorará el tricentenario de su fallecimiento. Al año siguiente (1982) vuelve al María Guerrero con CORONADA Y EL TORO, obra maestra del "teatro furioso" de Francisco Nieva. Y ya en el 83 estrena CASA DE MUÑECAS de Ibsen, que junto con EL SOMBRERO DE COPA y EL BARÓN conforman toda una temporada de éxito en el Teatro Bellas Artes.