Una obsesión: LA CABRA, de Edward Albee, con la que me estrené como director y productor y que se convirtió en una aventura apasionante. Hubo cabra para rato.